Historia

La pacífica y democrática Costa Rica, representa uno de los países en vías de desarrollo más prósperos. Su increíble biodiversidad, la ha ubicado actualmente en el centro de la atención internacional.

Históricamente, Costa Rica ha evitado los conflictos armados que han envuelto a las naciones vecinas.

El desarrollo de un estado moderno de bienestar social, ha dado como resultado, altos indicadores de salud, buenos estándares de vida, y elevados niveles de alfabetización en el país.

 

Tiempos Coloniales

Las raíces de muchos de los “Ticos”, como se les conoce a los costarricenses, se remontan a los tiempos de familias españolas colonizadoras y sus compañeros indígenas. Los conquistadores encontraron un país con topografía extremadamente escarpada, y pequeñas poblaciones de comunidades indígenas.

Costa Rica era la colonia más pobre del Imperio Español. Lo cual, a la larga resultó ser una bendición para el país, pues debido a la ausencia de metales preciosos y de mano de obra indígena, los españoles no introdujeron instituciones semi-feudales de la Península Ibérica en la provincia.

La mayoría de los nativos escaparon de la esclavitud huyendo hacia las montañas de Talamanca, donde pedecieron por las guerras de resistencia, epidemias, y luchas entre tribus rivales. Otros indígenas se integraron a la sociedad colonial. Mientras que los demás, mantuvieron su identidad cultural porque vivían, y aún viven, en regiones montañosas aisladas.

El exterminio y la asimilación de indígenas, dieron como resultado una población más homogénea. Se desarrolló una sociedad de pequeños granjeros, la cual cimentó las bases de la gran clase media de nuestros días. Las pronunciadas diferencias de clases sociales que aún existen en otros países Latinoamericanos nunca se desarrollaron aquí.

 

Café y Banano

Sin bombos y platillos, Costa Rica se independizó de España en 1821. Los españoles en Costa Rica se asombraron con la carta que anunciaba la liberación del país, la cual duró un mes para llegar desde Guatemala.

A finales de la época colonial se empezó a producir el café en Costa Rica, y se exportó por primera vez en 1820. El primer Jefe de Estado, gobernador del estado independiente de Costa Rica, quería encontrar un cultivo comercial para la exportación, ya que el país había tenido una economía de subsistencia hasta ese momento. Él promovió el cultivo café, ofreciendo tierras gratis y semillas a todos los campesinos que estuvieran dispuestos a cultivarlo. Esta política de otorgamiento de terrenos para su cultivo, transformó la sociedad costarricense en una nación de pequeños finqueros y propietarios.

En la década de 1830, los costarricenses empezaron a sembrar café en las tierras más altas, para exportarlo a Europa. Los pequeños finqueros vendían sus cosechas a plantas procesadoras centrales, conocidas como beneficios, y los adinerados propietarios de los beneficios exportaban el grano. Este es un proceso que todavía se lleva a cabo. En la década de 1870 el gobierno costarricense quería construir un ferrocarril a la costa Atlántica para incrementar el volumen de sus exportaciones de café a Europa, y contrataron constructoras estadounidenses a cambio de la concesión de las tierras a ambos lados de la línea ferroviaria.

Mientras construían el ferrocarril, los americanos comenzaron a cultivar y exportar banano. Para el tiempo en que se completó el ferrocarril (que en este momento funciona solo en algunas rutas), el banano se había convertido en el cultivo número uno de exportación nacional.

La industria del banano, que consiste en fincas enormes pertenecientes a la gigantesca empresa estadounidense Dole y a otras compañías, y las pequeñas fincas de costarricenses que les venden a esas gigantes, continúa hoy en día.